Hemos sido condicionados a evitar el fracaso a toda costa.

 

En gran parte, la sensación de dolor que sentimos al momento en que algo no nos sale como lo tenemos planeado, a veces tiene que ver con el hecho de que, rechazamos con tal fuerza la posibilidad de un fracaso, que nos hace sentir terriblemente mal esta sensación.

 

Sin embargo, cuando somos niños, caemos muchas veces mientras aprendemos a caminar. Esas caídas son aplaudidas por nuestros padres y seres queridos, motivándonos a seguir intentándolo, hasta que un día comenzamos a dar pasos firmes y ya terminan las celebraciones por cada paso dado.

 

Lo mismo ocurre cuando aprendemos a montar bicicleta. Se nos incentiva a seguir una y otra vez hasta que logramos el equilibrio necesario, y rodamos rápida y velozmente, olvidándonos del proceso que agotamos.

 

Sin embargo, en nuestra etapa adulta nos fatigamos por cualquier pequeña torpeza que podamos cometer. Y somos juzgados duramente por nosotros mismos y por los demás.

 

¿Qué tal si comenzamos a ver el fracaso con ojos diferentes?

¿Y si en lugar de verlo como algo odioso que nos aleja de lo que deseamos, cambiamos la mirada?

Te invito a mirarlo como una forma más en la que sabe que eso no funcionará, y que, por ende, estas más cerca de la respuesta.

 

Que te enfoque en el aprendizaje que puedes sacar de la situación para aplicarlo a ese proyecto, a conseguir esa solución o a cualquier otro aspecto de tu vida.

 

Nadie aprende en tiempos de vacas gordas. Nadie aprende en su zona de confort.

 

Son los momentos de crisis los que provocan cambios, crecimiento, que incentivan la creatividad y ayudar a mejorar.

 

Todas las cosas extraordinarias que han sido creadas en este mundo, nacieron de buscar respuesta a un problema. Y absolutamente todas pasaron por un proceso de ajustes y cambios hasta lograr lo que en verdad funcionaba.

 

Así que mira al fracaso como tu amigo, no como tu enemigo. Y ese simple hecho permitirá que tomes responsabilidad, te mantengas positivo, lo superes más rápido y puedes levantarte nuevamente más sabio y más objetivo.

Published On: diciembre 10th, 2018 / Categories: Personal /