En el pasado, la aspiración máxima que se tenía a nivel profesional era obtener un título universitario. Luego se sumaron las maestrías y posgrados, en muchos casos sin ningún período de tiempo por medio, para ganar experiencia e ir a por la preciada especialización.

De este modo, las carreras pasaron de una duración de 4 a 6 años automáticamente.

Actualmente, cualquier joven veinteañero tiene una licenciatura, una maestría, e incluso a veces, también un post grado.

Sin embargo, muchos se sienten frustrados debido a que luego de tanta inversión y esfuerzo, no encuentran empleos que les remuneren acorde a su formación. En síntesis, hacen una gran inversión apostando a un futuro incierto, para luego hacer frente a un mercado laboral se encuentra cada vez más y más deprimido, con reducidas oportunidades.

Y es que nos enfrentamos ante un nuevo paradigma en el cual valen más los resultados que los certificados. Por mayor preparación académica que tengas, si no has tenido ninguna experiencia previa, eres un bachiller con muchos títulos.

La vertiginosidad con la que se mueve el mundo actualmente nos obliga a ser más prácticos, apostando por los resultados que eres capaz de aportar, en lugar de solo que los títulos que te adornen.

Es por eso que tu marca personal se ha convertido en tu nuevo currículo, y por ende, las habilidades, talentos, experiencias y conocimientos que forman parte de la misma. No se trata de certificados, sino de la transformación que puedes proporcionar, y las soluciones que eres capaz de suministrar.

Nunca es demasiado temprano para comenzar a construir tu marca personal. Por tanto, si aún estás estudiando, te sugiero enfáticamente que desde lo vayas haciendo, por lo cual, te dejo a continuación, 3 tips para lograrlo:

 

  1. Define tus objetivos y área que de interés. Si bien es cierto tu marca evoluciona contigo,, mientras más claridad tengas, mejor, pues esto te dará foco y te permitirá definir las acciones que realizarás para ir posicionándote.
  2. Comparte valor y cuida tu imagen en las redes sociales. Elige una o dos redes sociales, en donde se encuentren la mayor parte de tus potenciales clientes, empleadores y/o personas relacionadas a tu rubro. Cuida lo que publicas, y recuerda que tu huella digital no se borra, aunque borres los posts. Publica contenido que aporte y destaque tus mejores atributos. Además, sigue a referentes e interactúa con ellos para que construyas relaciones y hagas networking.
  3. Haz de LinkedIn tu aliado. Sé que no es tan atractiva como redes sociales que son más visuales, pero es ideal para dejarte ver de tus empleados potenciales. Conozco más de un caso de personas que han sido contratadas sin estarlo buscando, solo por tener su perfil al día, y compartir sus experiencias y contenidos relacionados a lo que hacen. Sigue a referentes, empresas y ejecutivos claves, interactúa, publica artículos de tu autoría en la plataforma y comenta demostrando tu expertise y punto de vista que exalte tu genialidad, de este modo llamarás la atención de manera positiva y lograrás que te tomen en cuenta.

A esto agrego, que asistas a eventos importantes en tu sector, crees y fomentes relaciones significativas a largo plazo, y te prepares constantemente.
Te aseguro que si tomas esto en serio y lo trabajas con ahínco, cuando salgas al mundo laboral, tendrás la mayor parte del trabajo hecho, pues tendrás una marca personal posicionada en el mundo digital. Y sobre todo, tendrás una gran ventaja sobre la mayoría.

Porque recuerda: “Ya no valen los certificados si no, los resultados.

Published On: septiembre 20th, 2021 / Categories: Marketing y Negocios /